Archivo de Febrero de 2013

CRÓNICA DE LOS CAMINANTES DESAPARECIDOS

Lunes, 11 de Febrero de 2013

Por Alfonso Piñero Alcón

(Ésta es una crónica de una ruta que realizamos desde Higuera de la Sierra a La Umbría en el año 2006)

Voy a referir una historia que me contó un peregrino al que conocí un frío día tomando un mendrugo de pan y unas lonchas de cecina en una fonda de un pueblo de Castilla .

“En un domingo de Febrero, acompañé como guía a un grupo de caminantes que emprendieron una peregrinación por las tierras del condado de Aracena. Eran en total veintiocho, acompañados por un can juguetón. La noche había sido muy lluviosa pero el día se presentaba esperanzado, con ciertos claros entre oscuras nubes. El viento que soplaba a ráfagas era frío y recordaba a los caminantes que el temporal no había pasado y que en algún momento los cielos podían descargar grandes lluvias sobre nosotros.

Primero llegamos a la villa de Higuera de la Sierra desde donde los conduje hasta el Cerro de Santa Bárbara,  el cuál subirían como penitencia por sus pecados. Al principio la subida fue dura y no dudo que redimieran algunos de sus penas, pero poco a poco fueron coronando  aquel promontorio y por fin llegamos a la ermita donde imploraron perdón por el pecado de ser caminantes por tierras abruptas.

blog-cerro-de-santa-barbara-4.jpg

Como el aire era frío decidieron que ya habían hecho bastante penitencia y me pidieron que los condujera de nuevo a la villa. Después de cruzarla, decidimos emprender un nuevo camino para descubrir nuevos poblados que en dicha zona les habían dicho que existían.

Siempre llevados por mis sabios consejos caminamos por un sendero, ora de piedra, ora de barro, pero siempre hacia arriba, hacia lo más alto del monte. Por fin llegamos al llamado Puerto de la Umbría desde donde divisamos algo que debía ser parecido el paraíso, si no lo era ya: bosques de hermosos árboles entre lagos como espejos. Si el Paraíso existía, aquello debería ser su reflejo. Como el tiempo apremiaba, comenzamos la bajada hacia una aldea que decían que existía escondida a la sombra del monte. Por esa razón la llamaban La Umbría.

blog-la-umbria.jpg

Entre retorcidos y fantasmales árboles llegamos al lugar. Vimos la pobre y desvencijada iglesia, y seguro que alguno de los caminantes entonó para sí alguna oración. Poco a poco fuimos cruzando las solitarias calles buscando a alguien  que nos indicara algún sitio donde refrescar nuestro secos gaznates. Pero no encontramos más que algún desconfiado lugareño que se alejaba de nosotros extrañado de ver a tantas personas desconocidas en aquella aldea perdida de la mano de Dios.

A la salida de la aldea, comprobé que de los veintiocho caminantes, faltaban más de veinte. ¿Dónde estaban? ¿Qué habría pasado? ¿Acaso algún espíritu los había encantado y los había encerrado en alguna mazmorra subterránea?

Me armé de valor y decidí ir a buscarlos. Inquirí a todos los aldeanos que encontré, hasta que algunos me indicaron temerosamente donde podrían estar encerrados.  Me acerqué a aquel lugar: era una casa con apariencia normal. Dentro se oían voces. Me armé de valor y entré abruptamente en el lugar.

El espectáculo era totalmente sobrecogedor: allí, en la semioscuridad, estaban los caminantes que faltaban, entregados a la placentera labor de  tomar bebidas y engullir hermosos platos de carne (de venado en salsa). Intenté convencerles que aquel lugar lleno de humo no podía deparar ningún bien, pero ellos  parecían contentos y felices mientras degustaban los manjares.

Decidí ir a dar la buena nueva al resto de los caminantes que esperaban. Todos fuimos  hacia aquella casa y acompañamos durante un rato a los que allí estaban. Pero como la carne es débil yo mismo bebí una refrescante bebida. Uno de los lugareños me comentó que estaba hecha de cebada y lúpulo, una fórmula traída hacía ya muchos años de Germania. Los monjes que en aquel país la fabricaban la llamaban “cerevisiae”.

Temiendo ser arrastrado hacia el mismo estado que el resto de los caminantes decidí pedirles que salieran de aquel tugurio Finalmente los convencí de que  de seguir allí nada bueno les pasaría pues podían caer en un estado de ebriedad en el cual les sería difícil no sólo conducir sus vehículos de vuelta a Sevilla, sino incluso caminar.

Poco a poco, los caminantes fueron saliendo lamentando no poder quedarse allí por más tiempo.

Les conduje entonces a un prado de los alrededores donde comieron las viandas que traían preparadas mientras admiraban la belleza de los alrededores. Esto, pensé, restauraría la paz en sus almas tan atormentadas.

blog-comida.jpg

Pero había que volver y por supuesto cruzar por la umbrosa aldea pues no existía otro camino.  Caminamos sin descanso alguno a través de las calles. Hubo alguno que intentó buscar otra vez el cavernoso lugar, pero  estuve pendiente y evité que reincidieran en el pecado de la gula.

Tomamos el camino de la vuelta hacia la villa de Higuera de la Sierra porque entraba la tarde y se anunciaba tormenta. Penetramos una vez más en brumosos bosques de retorcidas encinas. Poco a poco veíamos otra vez el hermoso paisaje pero esta vez estaba cubierto de un cielo oscuro que no parecía indicar nada bueno.

Cuando llegamos a coronar el Puerto de la Umbría por segunda vez, una tormenta se descargó súbitamente sobre nosotros. Todos buscamos algo con que cubrirnos de aquel repentino temporal y los caminantes sabían que no era sino una penitencia más que debían  soportar con buen ánimo. Cubrimos nuestros cuerpos con prendas que traíamos para la circunstancia y caminamos estoicamente bajo la lluvia continuando el camino emprendido.

Pero el temporal no pudo con nosotros y tuvo poco a poco que alejarse. Un brillante sol apareció entre las nubes y alumbró  nuestro camino. Bajamos gozosos por la montaña, refrescados y livianos, después de aquel fuerte aguacero.

blog-puerto-de-la-umbria-4.jpg

Poco a poco fuimos llegando a la villa de Higuera de la Sierra y yo daba gracias por haber salvado a mis acólitos de los peligros que encierran los bosques brumosos, los caminos tortuosos y los bares oscuros. En la villa, los caminantes se reencontraron gozosos y comentaron los pormenores de aquel accidentado día, entre alabanzas a la fortuna que les había permitido la vuelta sanos y salvos”

Y así fue como me contaron esta historia y así fielmente la refiero.

Por la transcripción : Maese Ildefonso