LA CRESTERÍA DE LA SIERRA DEL PINAR (GRAZALEMA)

He rescatado del olvido esta ruta realizada por el Grupo de Montaña del club porque pienso que es una actividad muy espectacular que debería de repetirse. Sé que Rafael Prieto lo ha intentado, ¿no hay nadie más que se anime? Hay que solicitar el permiso con bastante tiempo a la Oficina del Parque Natural de Grazalema, teléfono:  956 727 029.

LA CRESTERÍA DE LA SIERRA DEL PINAR:
Desde el mes de marzo tenía solicitado el permiso para hacer la Crestería de la Sierra del Pinar de Grazalema. Esta es una de las rutas más codiciadas por los montañeros y se dan muy pocos permisos al mes. Se puede decir que es la ruta montañera por excelencia de todo el Parque.
El 23 de diciembre quedamos,a las siete de la mañana en la puerta del club (Dos Hermanas); va a ser la última ruta del Grupo de Montaña en el año 2006. Nos juntamos diez personas y salimos para Montellano, donde desayunamos, luego por Villamartín llegamos al pueblo de El Bosque y seguimos por Benemahoma para el Puerto del Boyar, antes dejamos un coche en el kilómetro 40 (en el aparcamiento de la subida al Torreón por su cara Sur) para la vuelta. Seguimos hasta el aparcamiento de El Pinsapar, cerca del Puerto de las Palomas, son las nueve y media de la mañana y empezamos a ponernos las botas y las mochilas. Después enseñamos el permiso (que he recibido por fax) a la guardesa del Parque, y empezamos a caminar a eso de las diez menos cuarto. Hace fresquito y las cumbres están cubiertas de nubes. En media hora estamos en el Puerto de las Cumbres después de superar un desnivel de 250 m. Arriba nos reagrupamos y seguimos por el sendero del Pinsapar durante unos minutos.

Parece que las nubes empiezan a disiparse, abandonamos el sendero y empezamos a subir a la cresta de la montaña. Nos vamos dirigiendo hacia el San Cristóbal que tenemos, imponente, delante.

Vamos subiendo sorteando unos tajos hasta que llegamos a la base del pico San Cristóbal junto a un antiguo pozo de nieve.

Después de parar para hacer unas fotos, atacamos el pico por su cara Sur, que es mucho más asequible. Poco a poco todos llegamos arriba y disfrutamos de las vistas, porque las nubes acaban de disiparse por completo.

El Salto del Cabrero, la Silla, El Reloj y El Simancón, el Cerro del Pilar y el Cornicabra, Sierra Margarita…, y muchas más.

Estamos a unos 1.554 m de altura, afortunadamente no hace viento porque el día está fresquito, las plantas tienen escarcha. Sacamos la pancarta y nos hacemos una foto de grupo, es la primera vez que el club sube al San Cristóbal, aunque algunos socios ya lo hemos hecho por nuestra cuenta.

Esta es una de las cumbres más emblemáticas del Parque Natural de Grazalema, ya que es visible y reconocible desde una gran distancia. También la hace muy atractiva su aparente inaccesibilidad, sobre todo vista por su cara Norte.

Desde allí se contempla toda la crestería hasta el Torreón. Descendemos un poco y empieza el verdadero “peluseo” de trepadas y destrepes que nos va a tener ocupados buena parte del día.

Vamos por un pequeño pasillo rocoso muy aéreo que hace las delicias de los participantes, pues es de una gran espectacularidad.

Así vamos hasta que llegamos a la Brecha, allí nos dividimos, unos tiran por arriba y otros por la izquierda hasta reagruparnos otra vez un poco más adelante, entre pitos y flautas ya es la una de la tarde.

Seguimos ahora por una zona un poco menos abrupta, los pinsapos llegan hasta nosotros, están retorcidos por tener que soportar los vientos y las tempestades en esta zona más expuesta, las vistas siguen siendo maravillosas a una y otra parte, aunque el día no está muy claro y las sierras más lejanas están brumosas.

A las dos decidimos hacer una parada para comer, aunque ya falta poco para el Torreón; detrás de unas piedras, protegidos de la fría brisa, damos cuenta de los bocadillos, algunos sacan petacas de licor que ayudan a quitar el frío.

Seguimos, ya tenemos a la vista el Torreón, para llegar a su base nos metemos en un caos de rocas. Por fin salimos de este laberinto y subimos por el sendero habitual. Sobre las tres y media estamos todos arriba, nos hacemos otra foto, hemos cumplido el objetivo que nos habíamos propuesto: hacer la crestería desde el San Cristóbal hasta el Torreón. Estamos en el techo de la provincia de Cádiz, a unos 1.648 m según unos, y a 1.654 m según otros. La crestería occidental queda pendiente para otra ocasión, porque ya vamos muy cansados y los días son muy cortos, no queremos que se nos haga de noche por aquí arriba.

Empezamos a bajar por el sendero ya conocido de otras ocasiones, y a las cinco estamos en el aparcamiento donde dejamos el primer coche. Desde la cima del Torreón han sido más de 750 m de desnivel de manera ininterrumpida. Han sido unas siete horas y media con las paradas incluídas. Nos vamos a buscar los otros dos coches y allí mismo, junto al aparcamiento de El Pinsapar, vemos el mayor rebaño de cabras monteses de todo el día, unos treinta ejemplares entre machos y hembras se retiran buscando la espesura del bosque. Durante el trayecto también hemos visto algunas pero no tantas juntas. Ya sólo queda recoger al resto del personal y tomar un café en El Bosque. Ha sido una jornada bastante agotadora (más de uno tendremos agujetas) pero que nos ha dejado satisfechos a todos esperando que el nuevo año nos traiga nuevas rutas montañeras tan emocionantes y bellas como ésta.

J.P.A.

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.